Mexico

Por qué apoyamos el paro nacional de mujeres del 9 de marzo

Tres congresistas mexicanas- todas de distintos partidos -hablan sobre la necesidad de acción inmediata para detener la violencia contra las mujeres.
Eyepix/NurPhoto via Getty Images

Read in English

Nosotras, mujeres que somos actualmente Diputadas Federales de tres fuerzas políticas representadas en el Congreso de la Unión de los Estados Unidos Mexicanos, hemos decidido sumarnos al histórico Paro Nacional de Mujeres en México, “Un dia sin nosotras", el próximo 9 de marzo de 2020, convocado por organizaciones y colectivos de mujeres y feministas como parte de la conmemoración del Día Internacional de la Mujer.

Como cada año, las mujeres del mundo conmemoramos las protestas por los derechos de trabajadoras obreras en Chicago y New York, que pedían jornadas de trabajo menores a 12 horas, igualdad salarial y derechos de organización sindical. A más de cien años de distancia, las protestas por los derechos y la igualdad entre mujeres y hombres se repiten cada año, y en esta ocasión se suma en México la iniciativa del Paro Nacional de Mujeres el 9 de marzo, para exigir el cese de la violencia feminicida que diariamente cobra la vida de diez mujeres en nuestro país, así como el fortalecimiento de la demanda por la protección y respeto de los derechos de las mujeres en todos los ámbitos.

Las razones del Paro Nacional de Mujeres son muchas, pues además de tener participación en más de la mitad de la actividad económica remunerada del país, también realizamos los trabajos no remunerados del cuidado y el hogar que representan al menos el 15% del PIB, pero a cambio no hemos logrado el pleno goce de nuestros derechos en igualdad de condiciones y somos, injustamente, las protagonistas de miles de historias de violencia e impunidad a manos de aquellos hombres que tanto en el espacio público como privado sienten el derecho de decidir sobre nuestras vidas y nuestros cuerpos. 

Lo anterior debe ser razón suficiente para paralizar cualquier país. Sentimos que México sea noticia internacional por estas situaciones y que hasta el momento nuestro Estado no logre coordinar y articular su actuación para hacer justicia y terminar con la impunidad. Son estas y otras razones las que nos llevan a miles de mujeres a salir a las calles el 8 de marzo y a realizar un alto en todas nuestras actividades el día 9.

Por ello, colectivos feministas y de mujeres en México han convocado a hacer un paro nacional a fin de hacer evidentes las repercusiones de lo que significa quedarse un día sin mujeres, pues además de los impactos económicos que representa nuestra ausencia, también debe sentirse la ausencia de todas las mujeres que asesinan cada día y hacer que su voz se escuche. 

Al ser una iniciativa de organizaciones y colectivos, un movimiento desde la sociedad civil, nos sumamos como mujeres, conscientes y comprometidas con las causas comunes que nos vinculan históricamente.

Nos motiva ser parte de este movimiento que nos une en nuestra diversidad para exigir acciones inmediatas, coordinadas y contundentes por parte de las autoridades competentes de los tres ámbitos de gobierno, para detener la violencia sistemática y estructural que afecta a miles de mujeres y niñas y provoca múltiples vacíos en nuestra sociedad cada vez que se pierde una vida.  

Nos sumanos a este paro nacional en ejercicio pleno de nuestro derecho a expresarnos, a manifestarnos de múltiples formas, sin necesidad de los permisos que las estructuras patriarcales creen que debemos pedir, sin la condescendencia que la cultura machista cree que debe expresar y sin las reacciones misóginas de una gran parte de la sociedad.

En lugar de eso, demandamos acciones concretas e inmediatas para frenar la violencia hacia las mujeres en todos los ámbitos de la vida, reparar el daño y sancionar a los responsables de estas violencias, y prevenirlas a través de políticas públicas que transformen las costumbres machistas que aún permean las relaciones entre mujeres y hombres.

En el ámbito de nuestra responsabilidad como legisladoras, expresamos nuestro reconocimiento, respeto y respaldo a este movimiento nacional de mujeres.

El Secretario General de las Naciones Unidas, en su mensaje del 8 de marzo de 2017, se refirió a la igualdad de género como un elemento central de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, el plan mundial acordado por todos los países para hacer frente a los desafíos que enfrentan muchas naciones. El Objetivo 5 de esta Agenda plantea específicamente la igualdad de género y el empoderamiento de todas las mujeres y las niñas.

A tres años de esta declaración, las mujeres en México seguimos en pie de lucha, pues a pesar de innegables avances en el reconocimiento de los derechos políticos de las mujeres y tener por primera vez un Congreso integrado de manera paritaria, aún hay muchos retos para superar las desigualdades de género y sobretodo para hacer frente a las diferentes formas de violencia contra las mujeres en nuestro país, por lo que México debe redoblar esfuerzos sus para acercarnos a los objetivos de la Agenda 2030. 

En nuestro ámbito de representación popular, seguiremos trabajando para dar respuesta a las demandas y planteamientos colectivos por la igualdad de derechos y por garantizar una vida libre de violencia, ya que ello trasciende las ideologías políticas. Pertenecer a la “Legislatura de la Paridad” nos obliga a legislar con responsabilidad los temas de la agenda por la igualdad sustantiva que nos permitan atender las justas demandas de seguridad, justicia y respeto a las mujeres, y por ello nos hemos propuesto avanzar en las reformas pendientes en materia de violencia de género, feminicidios, paridad y cuidados durante el actual periodo de sesiones.

Sin embargo, estamos convencidas de que nuestra función debe tener en este momento histórico un camino paralelo y respetuoso a los movimientos sociales. El Paro Nacional de Mujeres en México del próximo 9 de marzo es un reclamo legítimo de indignación y hartazgo por las condiciones en que nos encontramos y, por tanto, debe ser un punto de inflexión para transformar a nuestro país y retroalimentar no sólo nuestra labor legislativa, sino la labor de todo el Estado mexicano.

Por ello, cabe reiterar el respeto y respaldo a los procesos sociales de las mujeres mexicanas en tanto nuestros derechos y nuestras vidas e integridad no sean protegidas. 

La historia nos ha demostrado que las mujeres, en lo individual y en lo colectivo, valemos y aportamos a toda nuestra sociedad. Nos queremos vivas y seguras.

#ElNueveNingunaSeMueve

Diputadas Federales

Lorena Villavicencio Ayala, Mariana Rodríguez Mier y Terán, Martha Tagle Martínez

Like what you've read? Subscribe to AQ for more.
Any opinions expressed in this piece do not necessarily reflect those of Americas Quarterly or its publishers.
Tags: #ElNueveNingunaSeMueve, #niunamas, #niunamenos, Mexico, Gender violence


Like what you're reading?

Subscribe to Americas Quarterly's free Week in Review newsletter and stay up-to-date on politics, business and culture in the Americas.