La salud de las mujeres indígenas en las elecciones recientes

September 28, 2011

by Hector Javier Tecum

Una red de mujeres indígenas que vela por la salud reproductiva en Guatemala denominada REDMISAR (Red de Organizaciones de Mujeres por la Salud Reproductiva) realizó en los días previos a las elecciones generales del 11 de septiembre, varios conversatorios con candidatos a distintos puestos de elección popular para firmar una carta de compromiso de atender el tema de salud de las mujeres indígenas si llegaran a ganar.

La mayoría de candidatos a diputados y alcaldes han manifestado su interés y compromiso de trabajar por la salud de las mujeres indígenas, lo curioso ha sido la evidencia del desconocimiento de leyes que respaldan este tema, por ejemplo a principios de este año fue aprobada la Ley de Maternidad Saludable, pero aun falta la aprobación de su reglamento con el cual cobra vigencia definitivamente, pero la mayoría de candidatos la desconocen por ello en estos conversatorios, se ha compartido el contenido de esta ley.

Estos conversatorios denominados "Hacia el cumplimiento de los derechos sexuales y reproductivos”, se realizaron recientemente en los municipios de Nebaj y Joyabaj en el departamento de Quiché, además de la Red de mujeres indígenas se han integrado otras organizaciones como el Observatorio en Salud Reproductiva (OSAR) y la Red de Hombres para la Salud Reproductiva (REDHOSAR)

Según Griselda Lorenzo, de la Red de mujeres indígenas, el objetivo de este tipo de actividades es garantizar que los ganadores de la elección trabajen por las mujeres indígenas para reducir el índice de muertes maternas que se siguen registrando en este departamento. Por ello se busca principalmente lograr la firma del Acuerdo Multipartidario con todos y para que ese compromiso sea público se invita a diferentes sectores de la sociedad como lideres y lideresas de las áreas rurales, representantes de las organizaciones de mujeres, delegados y delegadas de los servicios de salud y principalmente a las “comadronas” que son las encargadas de atender los partos en las comunidades indígenas donde regularmente los servicios de salud quedan a grandes distancias y por lo difícil del acceso por las malas condiciones de las carreteras, sumado a las prácticas culturales, un alto porcentaje de los partos no son atendidos por médicos sino por ellas (las comadronas).

En estos conversatorios se logró que los candidatos firmaran los documentos donde se comprometen a invertir y/o gestionar en Salud Reproductiva y Nutrición a favor de la población indígena, considerando que la inversión gubernamental es un derecho humano, y que las municipalidades cuentan con la capacidad de gestión y acción para fomentar la educación en la población con responsabilidad, especialmente la del área rural.

Otro compromiso de los candidatos fue apoyar acciones de formación y educación a adolescentes en temas de salud reproductiva que contribuyan a reducir los altos índices de embarazos en adolescentes que generalmente son no deseados.

El tercer compromiso fue gestionar y/o asignar recursos para las Oficinas Municipales de la Mujer, para impulsar proyectos a favor de las comadronas que incluyan su formación, capacitación, equipamiento y acompañamiento, para fortalecer los servicios sociales que prestan a la población, porque además se ha logrado constatar a través de múltiples investigaciones que en las comunidades rurales donde viven generalmente las poblaciones indígenas confían más en las comadronas que en los servicios oficiales de salud.

Según el estudio “Pobreza, salud sexual y reproductiva y derechos humanos”, elaborado por el Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA), la implementación de políticas capaces de lograr mayor equidad de género, étnica y generacional, podrían contribuir en la reducción de la pobreza en los países.

En Guatemala, dos mujeres mueren diariamente por causas relacionadas con la maternidad, diversas organizaciones han expresado la urgencia de que las autoridades tomen medidas para garantizar a las mujeres una buena salud sexual y reproductiva, que contribuiría a la reducción de las muertes maternas, muertes neonatales, embarazos no deseados y precoces y menos personas con VIH.

La Alianza Nacional de Organizaciones de Mujeres Indígenas por la Salud Reproductiva (ALIANMISAR) denunció que Guatemala tiene el número más alto de muertes maternas en Latinoamérica, debe reducir de 136 a 65 muertes por cada 100 mil nacidos vivos para el año 2015, según compromisos asumidos por el Estado.

El diálogo que ocurrió antes de las elecciones es importante para continuar durante el plazo electoral de los ganadores.

Tags: Guatemala, Social inclusion, Health, Women's rights

blog comments powered by Disqus





Like what you're reading?

Subscribe to Americas Quarterly's free Week in Review newsletter and stay up-to-date on politics, business and culture in the Americas.