btn_subscribe-top
btn_give-a-gift
btn_login
btn_signup
btn_rss

El fútbol que nos hace soñar (y matarnos)

July 3, 2014

by Jenny Manrique

Cerca de 57 mil colombianos han acompañado desde las tribunas a la Selección de fútbol y se han deleitado con los 11 goles que tienen al país en los cuartos de final de la Copa del Mundo, mientras un sentimiento de euforia e histeria colectiva inunda a la patria. Grandes empresarios y grandes endeudados que empeñaron hasta la casa para poder ir a Brasil, se encuentran entre ese público futbolero conocedor o ignorante del deporte de masas, pero capaz de aglutinarse ante ese proyecto de nación en que se ha convertido el fútbol.

Hasta el presidente Juan Manuel Santos, quien decretó el viernes como día cívico para que los empleados públicos puedan ir a su casa a ver el decisivo partido Colombia-Brasil, se aseguró un lugar en el estadio Castelão, en Fortaleza, junto a la presidenta del equipo anfitrión y rival, Dilma Rousseff. También millones seguiremos el partido por televisión, mientras un nombre memorable que vitorearía fielmente desde las tribunas, será el gran ausente de esta fiesta: Andrés Escobar.

A 20 años de su absurda muerte ocurrida el 2 de julio de 1994 en Medellín, cuando no habían pasado ni 10 días del autogol que el delantero hizo en el partido contra Estados Unidos, su nombre y los 6 tiros que lo extinguieron, retumban en la memoria de una sociedad testigo de los tentáculos criminales del narcotráfico. El último mundial al que había ido Colombia, no solo dejó un sabor amargo por su descalificación, sino por acto criminal que como ningún otro (ni siquiera las muertes de ministros, candidatos presidenciales, bombas indiscriminadas) hizo sentir a los ciudadanos indignados y avergonzados.

El asesino Humberto Muñoz pagó solo 12 años de cárcel. Era escolta de los hermanos Pedro David y Santiago Gallón Henao, reconocidos narcotraficantes de Carlos Castaño y luego socios del Chapo Guzmán, quienes en este caso solo pagaron 15 meses de prisión domiciliaria por el delito de encubrimiento y US$750 de fianza. Fueron los Gallón Henao quienes increparon a Escobar en una discoteca por el autogol, pero que gracias a su poder dentro de la Medellín de sicarios en moto, nunca fueron juzgados como determinantes del crimen, ni se esclareció del todo su relación con las jugosas sumas que la mafia se jugaba en las apuestas del mundial de entonces.

Las presiones que tenían los jugadores de esa icónica selección de ‘El Pibe’ Valderrama, Freddy Rincón, René Higuita y Leonel Álvarez, muy bien retratadas en el documental “Los dos Escobar” de los directores Jeff Zimbalist y Michael Zimbalist, distan mucho de la tranquilidad y confianza que se ve a los jugadores del equipo de hoy. Jóvenes como el crack James Rodríguez y el pase-gol Juan Guillermo Cuadrado, vivieron su infancia en la década de los 90, turbulenta pero quizá la salida a los peores años del narcoterrorismo. Se fueron a clubes europeos y aunque comenzaron de locales, no pertenecieron a esas plantillas financiadas por la mafia como el América de Cali y el Atlético Nacional de los 80s.

No obstante esa pasión desbordada y esa identidad—que en la Colombia de hoy no generan ni los políticos ni la mentada paz, pero sí el juego bonito de esta selección—no evita que dejemos de matarnos. Ya van 19 muertos y casi 4000 riñas tras las cuatro victorias, y cada vez que hay partido, las autoridades se desbordan en medidas de seguridad, imponen la ley seca (prohibición de venta de bebidas embriagantes) y hasta toque de queda para menores.

Como si fuera poco, por lo menos en Belo Horizonte, los colombianos han sido el grupo de extranjeros con más detenidos por delitos como entrar marihuana a los estadios, revender boletas y como no, emborracharse y pelear. Hasta el Ministerio del Interior lanzó la campaña “Fútbol en paz”, simplemente para que dejemos de matarnos.

¿Qué hay en la cultura colombiana que no nos deja llorar los goles y abrazarnos, en vez de salir a celebrar la victoria con balas y muerte? Son épocas más sosiegas como no, parece que ya no hay mafias ni narcos detrás de los equipos, y el resultado del campeonato ya es de por sí histórico para Colombia. Pero todavía no nos hemos desprendido de la violencia lastre que nos identifica, de la falta de cultura ciudadana, de las muestras de odio entre el que piensa distinto, y eso que aquí todos somos la misma hinchada.

“El fútbol es la única religión que no tiene ateos”, dijo el escritor uruguayo Eduardo Galeano. Ojalá que a diferencia de las religiones, dejemos de matarnos cuando nuestros dioses no ganan. Ojalá que gane Colombia este viernes.

Tags: Colombia, 2014 World Cup, Andrés Escobar

Colombians Accused of Murdering DEA Agent Extradited to U.S.

July 2, 2014

by AQ Online

Colombia extradited seven taxi drivers who were charged with murdering a U.S. Drug Enforcement Administration (DEA) agent, on Tuesday. Special Agent James “Terry” Watson was stabbed to death after a botched robbery  on June 20, 2013. The alleged murderers will stand trial in Virginia.

The taxi drivers were members of a criminal band based in the Bogotá that targeted taxi passengers for robbery. On the night of the murder, the drivers attempted to take Watson on a “millionaire’s ride” or “express kidnapping,” a common scheme in Colombia in which the attackers force the victim to empty their bank accounts at an ATM machine before releasing them.

The alleged murderers were extradited after the U.S. government successfully argued that Watson, who served as an agent for the DEA for 13 years, was an “internationally protected person with diplomatic immunity” under the Vienna Convention and that the trial should take place in the United States.“These citizens were wanted via an Interpol Red Notice for the crimes of aggravated murder, aggravated robbery and conspiracy to commit a crime,” General Ricardo Restrepo, the Colombian anti-narcotics police chief, said. It marks the first mass extradition between the two countries that isn’t related to narcotrafficking.

Tags: Colombia, DEA

World Cup 2014: The "Zebras" of the Americas

June 23, 2014

by Flora Charner

When a soccer match ends in a surprising or unpredictable way, Brazilians often use the popular expression “deu zebra” ("it was a zebra"). The term applies to games where supposedly weaker teams beat stronger ones, or when key players are outperformed on the field. 

Like the animal, "zebras" are fairly rare. But in this World Cup, an incredible herd of surprises have come galloping in from the Americas to scare off the mighty lions during this group stage. 

In Recife's Arena Pernambuco, Costa Rica defeated the 2006 World Cup champs, Italy, 1-0. Costa Rican captain Bryan Ruiz scored in the 44th minute with a header into Italian goalkeeper Gianluigi Buffon's arch. The ticos,who are ranked #28 in the world by FIFA, were considered underdogs in a "Group of Death" that also includes Uruguay and the now-eliminated England—but they lead the group and have secured a spot in the second round.

Read More

Tags: 2014 World Cup, Chile, Colombia, Costa Rica

Elections in Colombia: Five Takeaways

June 20, 2014

by Francisco Miranda Hamburger

On June 15, 15.8 million Colombians went to the polls and gave peace a chance—literally. With 51 percent of the vote, President Juan Manuel Santos won a second term against the Centro Democrático´s Óscar Iván Zuluaga, who won 45 percent.

In three weeks, Santos bounced back from his defeat in the first-round election on May 25 and secured four more years in the Casa de Nariño. The 2014 elections realigned political forces in Colombia and drew a new political map, with important future consequences.

Here are five takeaways from Santos' win:

1. Promises of peace

Santos ran his campaign for re-election on the promise to continue the current  peace negotiations with the Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (Revolutionary Armed Forces of Colombia—FARC) in Havana, Cuba.

With low levels of public support for his administration, Santos owes his victory to voters’ leap of faith that it will be possible to sign a peace deal with guerrilleros. Between the first round and the runoff election, Santos’ campaign managed to obtain key endorsements from the left-wing opposition—the Polo Democrático Alternativo—and the center-left Alianza Verde. This support, based exclusively on the continuation of the peace process, ended up being crucial to Santos' victory.

In other words, Santos' re-election is, more than anything, a mandate to negotiate with the FARC.

Read More

Tags: Colombia, Juan Manuel Santos

Bogotá Institutes Dry Law to Stem Soccer-Related Violence

June 20, 2014

by AQ Online

A ley seca (dry law) announced by Bogotá Mayor Gustavo Petro on Wednesday was extended until 6 am this morning. Petro justified the implementation of the law citing the violence that erupted after Colombia’s opening World Cup game against Greece on June 14—the South American nation’s first tournament appearence in 16 years. Despite liquor sales ending at 6 pm, over 100 people were injured and nine people were killed in gunfights, stabbings and fistfights on the eve of the presidential runoff.

Asociación de bares de Colombia (Association of Colombian Bars–Asobares) criticized the law, claiming that it would create a black market in Bogotá similar to demilitarized zone of Caguán, which was a safe haven for the Fuerzas Armadad Revolucionarias de Colombia (Revolutionary Armed Forces of Colombia—FARC) during the presidency of Andrés Pastrana. Even though liquor sales were banned, bars were still able to open during and after the match yesterday.

Colombia has had a history of violence resulting from soccer celebrations, as exemplified by their resounding 5-0 victory over Argentina in the 1994 World Cup when 76 people were killed and 912 were injured in the celebrations. On Wednesday, fans of the soccer club Millonarios, who celebrated the club’s 68th anniversary, stole a bus by threatening the bus driver with a knife in a day that ended with 32 wounded.

So far, Colombia has performed brilliantly during the World Cup, shutting out Greece 3-0—when the initial violence erupted—and defeating Côte D'Ivoire 2-1 to book a ticket to the knockout stage of the cup. Their final match of the group stage is against Japan on Tuesday, June 24.

Tags: Colombia, Gustavo Petro, Dry Law

Colombia y el camino de la reconciliación

June 18, 2014

by Jenny Manrique

¿Cómo se gobierna con la izquierda y la derecha en la oposición?  ¿Cómo se concilia a un país donde casi 7 millones de personas (los que votaron por Óscar Iván Zuluaga) creen que el camino es la guerra y que no se debería estar sentado en la Habana con terroristas? ¿Cómo se entiende que lo del domingo fue, más que un voto por Juan Manuel Santos, un plebiscito por la paz—y que no es un cheque en blanco para el presidente, sino el momento de firmar acuerdos y ejecutarlos?

Esa Colombia política, llena de sorpresas—que, en medio de la propaganda sucia (como no), puso a la opinión pública a debatir si quiere más sangre y muertos o algún escenario de perdón y reconciliación—comienza una nueva era en que la mentada palabra “paz” cobrará su verdadero valor.

Porque fue la esperanza de paz la que hizo que las fuerzas de izquierda fueran con “tapabocas” a votar por Santos, quien propone el modelo de desarrollo neoliberal que tanto combaten.

En su discurso de triunfo, Santos fue vitoreado entusiastamente por un público que gritaba paz y a quienes se refirió como los “millones de compatriotas” que “votaron por la ilusión de cambiar el miedo por la esperanza,” y les propuso “desterrar para siempre el odio y la violencia de nuestra democracia.”  Incluso le habló a las víctimas al subrayar que “es el momento de reconocerlas, es el momento de reconstruir regiones azotadas por la violencia.”

Read More

Tags: Colombia, Juan Manuel Santos, Colombian Elections

Santos y Zuluaga: Tan cerca y tan lejos

June 13, 2014

by Jenny Manrique

En un verdadero pulso de poder se han convertido las últimas semanas de campaña a la presidencia en Colombia. Nunca en la historia reciente hubo tantas denuncias tan graves sobre financiación e infiltración de las campañas, y nunca tampoco el país había estado tan polarizado entre dos fuerzas de derecha. Nunca se agitaron con tal vehemencia dos fantasmas para asustar al electorado: el supuesto castro-chavismo que podría encarnar el presidente que busca su reelección, Juan Manuel Santos, y el regreso al autoritarismo de Álvaro Uribe que podría encarnar su candidato del Centro Democrático, Óscar Iván Zuluaga.

En el medio de esas extremas, cuñas publicitarias sobre la guerra buscan poner a los mismos militares contra el gobierno que se atrevió a negociar con las Farc, connotados columnistas  y hasta empresarios piden rodear el proceso de paz, y una buena parte de la prensa nacional está a favor de Santos, mientras la regional coqueteándole a Zuluaga.

Encuestas que un día dan como ganador a Santos y otro a Zuluaga solo permiten concluir que habrá un empate técnico—y que el término “final de infarto” tan mentado en deportes y en política aplica perfectamente a lo que se vivirá este domingo en las urnas.

Read More

Tags: Colombia, Colombian Elections, Óscar Iván Zuluaga, Juan Manuel Santos

Elections in Colombia: A Divided House

May 30, 2014

by Francisco Miranda Hamburger

The first round of presidential elections in Colombia, held on May 25, did not surprise anyone. The uribista candidate, Óscar Iván Zuluaga, won with 29.2 percent of the vote over incumbent president Juan Manuel Santos, who won a disappointing 25.6 percent of the vote. The remaining votes were split between the three other major candidates: the conservative Marta Lucía Ramírez (15.5 percent), the leftist Clara López (15.2 percent) and the Green Alliance’s Enrique Peñalosa (8.2 percent).

A record six percent of voters submitted blank ballots. Sixty percent of the population able to vote did not attend to the polls. Since no single contender received more than 50 percent of the vote, the two candidates who received the most votes, Zuluaga and Santos, will face each other in a runoff on June 15.

These results confirmed the momentum gained by the opposition, led by former president and senator-elect Álvaro Uribe—and the stagnation of President Santos’ popular support. In the March 9 congressional election, Uribe’s newly-created party, the Centro Democrático, won 20 seats in the senate, including one for Uribe himself.

Zuluaga’s lead in the first round of voting is, in fact, a triumph for Uribe. Without even being on the ballot, Colombia’s presidential elections have revolved around former president Uribe and his ideas.

Read More

Tags: Colombia, 2014 Presidential Election, Alvaro Uribe

Ballotage por la paz

May 29, 2014

by Jenny Manrique

Miedo. Una simple lectura—que no pretende ser estadística—de las redes sociales, tras el resultado electoral del pasado domingo en Colombia, me arrojó innumerables veces esa palabra. Colombianos indignados y connotados columnistas la usaron para manifestar lo que sienten frente al escenario que el 40% de los votantes del país nos dejó para segunda vuelta: otra elección entre representantes de la misma oligarquía de siempre, el presidente en ejercicio, Juan Manuel Santos y el candidato del Centro Democrático uribista, Óscar Iván Zuluaga.

Una elección entre la ultraderecha y la centroderecha, entre la guerra y la paz, entre los amigos y enemigos del ex presidente y flamante senador Álvaro Uribe, quien es sin duda no solo el gran elector de la jornada sino el gran protagonista de la política colombiana de los últimos 12 años.

Es así como el epílogo de la carrera electoral a la que llegó Colombia el domingo, y que hasta hace apenas un mes parecía ser liderada por la anunciada reelección de Santos (difícilmente un mandatario no es reelecto; Lula, Evo, y Correa son ejemplos) estuvo marcado por la abstención y el miedo.

Ya no es el miedo a salir a votar o a ser amenazado si no se vota por el candidato respaldado por los violentos; paradójicamente, fue una de las jornadas electorales más tranquilas, gracias a la tregua pactada con las FARC y el ELN desde La Habana. Es el miedo a que ese proceso de paz se rompa, o a que por seguir avanzando en la idea de diversos sectores del país de que es conversando y no a bala que la guerra se acaba, los guerrilleros salgan impunes de sus crímenes o venga a Colombia el “castro-chavismo.

El miedo a que las FARC se “adueñen” del país fue el discurso ventilado sin cesar desde la campaña de Zuluaga (es decir, la de Uribe). El ganador de primera vuelta con el 29,26%, 3.759.862 votos, ya anunció que rompería el proceso de paz si gana la segunda. Un mensaje que siempre cala porque es más fácil vender el discurso de seguridad que el de la paz, y porque sobre el segundo, difuso y complejo, se ha especulado mucho desde que se iniciaron las conversaciones en La Habana. El elector común no tiene información sobre lo que se está pactando en Cuba o tal vez simplemente no le interesa. Tampoco ha habido suficiente pedagogía.

Si bien muchos en Colombia queremos la paz, la complejidad de discutir políticas como la agraria, la antidroga o la participación política de los alzados en armas no pasa por el análisis del electorado. Que eso le signifique seguridad en el mediano y largo plazo, no es algo que el ciudadano digiera la hora de ir a la urnas.

Si es en cambio de expresa preocupación para partidos políticos, intelectuales y medios de comunicación que han hablado en los últimos días de hacer un frente por la paz para rodear el proceso. Esto es, votar por Santos. Aún sus más enconados opositores—como su contendor del 2010, Antanas Mockus; la ex candidata del Polo Democrático Alternativo (un partido de la izquierda), Clara López (que obtuvo en la primera vuelta el nada despreciable número de 1.957.626 votos); y el alcalde de Bogotá, Gustavo Petro—hoy hacen campaña pública para rodear el proceso. Dentro de los movimientos de izquierda y de organizaciones de derechos humanos que tienen sentidas diferencias con Santos por haber manejado con desatino las protestas y demandas de sectores campesinos, hay un debate interno por tener que elegir el mal menos peor con tal de no dejar que la ultraderecha se tome el país, con todo lo que eso significa: falsos positivos, avance del paramilitarismo y más guerra.

Así las cosas y a sabiendas de que los conservadores se irán con Zuluaga (es decir con Uribe), lo que representa los 1.995.628 votos que obtuvo Marta Lucía Ramírez, aún falta saber que pasará con los votos de Enrique Peñalosa (1.065.111, correspondientes al 8,29 por ciento) y con la también histórica cifra de voto en blanco que alcanzó el 6%. De las alianzas y de lo que pase en las siguientes dos semanas y media de campaña, depende el futuro del país. Zuluaga se ha mostrado inmune e impune a los escándalos: ni un hacker entregándole información confidencial sobre La Habana lograron desbancarlo del primer lugar.

Las FARC, que cumplieron 50 años de fundadas este 27 de mayo y quienes fueron factor de peso electoral en su momento (eligieron a Pastrana y a Uribe por razones totalmente opuestas) prefirieron callar hasta segunda vuelta. El país también les pide un gesto generoso de paz que devuelva la confianza de que el proceso vale la pena, que extiendan la tregua y avancen en pactos. Aunque es el tema que por décadas ha trasnochado a Colombia, este 15 de junio más que nunca es el ballotage (segunda ronda) por la paz. Y contra el miedo.

Tags: Colombia, Alvaro Uribe, FARC

History Ready to Repeat Itself? Context for Colombia’s Presidential Election

May 24, 2014

by Ramón Campos Iriarte

It has been a surprising trend that, for the past several years, a number of Latin American countries have voted into power democratically elected left-wing governments of some kind—whereas Colombia has steered toward governments from the right of the political spectrum.

Even in countries in the region where right-wing presidents continue to hold office, like Mexico or Paraguay, there is still a strong Left that disputes elections and gets a considerable amount of legislators elected in the polls. In Colombia, on the other hand, political power has been largely split—at least in the last two decades—between different factions of the conservative Right.

Meanwhile, the emaciated democratic Left is crippled by internal rivalries (like in the case of the Polo Democrático), and has been targeted by death squads whenever it manages to approach a position of real power (like the widespread assassination of Unión Patriótica leaders and of demobilized M-19 fighters-turned-politicians in the 1980s and 90s).

Colombia’s current political trends can be explained by history. Historically, Colombia has been a geographically divided country since colonial times. After independence, no political party managed to unify the different territories that constituted the nation, and instead, the country was governed by strong regional socio-political dynamics.

Read More

Tags: Colombia, Scandals, Presidential Election

Pages


 
 

Connect with AQ


Twitter YouTube Itunes App Store

 

WEB EXCLUSIVES

AQ and Efecto Naím: NTN24 Partnership

June 1: This AQ-Efecto Naím segment looks at sustainable cities in the hemisphere.

 

Most Popular

MOST POPULAR ON AQ ONLINE

  • Most Viewed
  • Past:
  • 1 day
  • 1 week
  • 1 month
  • 1 year

NOW ON AS/COA ONLINE

Loading...

AQ MEDIA PARTNER

Loading...