Politics, Business & Culture in the Americas

10 Personas Que (Algún Día) Reconstruirán Venezuela: La Emprendedora

Miles de talentosos Venezolanos han huido del país. Traer de vuelta a emprendedores como Marielena Polanco será crítico para la reconstrucción.
polanco

Manuel Rueda

El Capitán de la Industria | El Músico | La Emprendedora
La Educadora El Experto en Petróleo El Político El Economista
La Humanitaria | El Activista de Derechos | El Líder Extranjero


Este artículo fue adaptado de la edición impresa de AQ sobre Venezuela después de Maduro. | Read in English

La hoja de vida de Marielena Polanco puede verse como una lección sobre la economía de Maduro y sobre qué pasaría si se les diera un espacio a los talentosos emprendedores de Venezuela para triunfar en vez de ser reprimidos.

La empresa de arreglo de refrigeradores de la cuales eran dueños Polanco y su esposo en Punto Fijo se desmoronó en 2015, cuando los dólares subsidiados para las importaciones se agotaron y los restaurantes y los supermercados ya no podían comprar piezas de repuesto.

“Nuestros clientes simplemente dejaron que sus equipos se dañaran”, le dijo Polanco, de 28 años, a AQ.

La otra pequeña empresa de Polanco, un servicio de distribución de comida, colapsó un año después, pues el crimen y las calles peligrosas no les dejaban hacer las entregas a domicilio.

Polanco y su esposo no tuvieron más opción que llevar su talento a otra parte. A finales de 2016 reunieron sus ahorros y planearon viajar a Chile. Cuando se dieron cuenta de que no tenían suficiente dinero para llegar tan lejos, los dos jóvenes emprendedores se decidieron en cambio por Colombia.

Como Polanco, cientos de miles de venezolanos (doctores, ingenieros, profesores, cocineros) han dejado el país en los últimos años. Atraer de vuelta a por lo menos algunos de ellos será una parte vital de la eventual recuperación de Venezuela.

Pero hacerlo será un reto, especialmente para la clase emprendedora. En 2008, cuando los precios del petróleo estaban en su pico y el programa económico de Chávez en plena acción, abrir una empresa todavía tardaba un promedio de 141 días, en comparación con 35 días en Colombia. Ahora toma 230 días en Venezuela y tan solo 11 en Colombia.

Esto es quizás poco sorpresivo en un país en el que el petróleo es el rey y el sector público, que representaba más del 30 por ciento del PIB en los años del boom, es visto como el camino más seguro hacia el empleo duradero. Pero, como resultado, y ahora estimulada por el descenso de Venezuela hacia la hiperinflación, una generación de emprendedores talentosos se han ido a buscar mejores oportunidades.

Este éxodo ha ocasionalmente causado tensiones en otros países. En Colombia Polanco se benefició de un permiso especial de dos años que les otorgó a los venezolanos que llegaron antes del 2 de febrero de 2018. Otros países han ofrecido programas similares. Pero los políticos de la región, respondiendo a una reacción negativa ante el aumento de la inmigración venezolana, están buscando cómo poder reducir la cantidad de migrantes.

A pesar de tener que lidiar con la discriminación y con otros retos, muchos en la diáspora venezolana han podido reproducir el éxito del que alguna vez gozaron en su país.

El primer trabajo de Polanco en Colombia fue trabajar como mesera por 9 dólares al día, menos que el salario mínimo legal. Era estresante, dijo, pero la ayudó a mantenerse a flote hasta que encontró un trabajo más seguro y ahorró lo suficiente para comenzar una empresa como las que había perdido en Venezuela.

“Creo que Colombia es como Venezuela era hace unos años”, dijo Polanco. “Puedes comprar lo que necesites y, si trabajas duro, puedes ver los resultados”. 

En noviembre de 2017, Polanco y su esposo fundaron Refrilugar, una empresa que arregla refrigeradores y equipo de refrigeración para clientes que incluyen un restaurante, una bodega de pescado y exportadores de flores. Refrilugar tiene tres empleados de medio tiempo y genera ventas de alrededor de 2.000 dólares al mes. Es un ingreso modesto, pero con posibilidades completamente diferentes a las que tenía Polanco en Venezuela.

Polanco incluso dijo que estaba considerando expandirse a otras ciudades en Colombia. Si la situación Venezuela cambia, a Polanco le gustaría volver y seguir con sus negocios, aunque sin abandonar a sus nuevos clientes.

“Quizás podamos ser una multinacional”, dijo, con un destello en sus ojos.

Manuel Rueda es un periodista basado enBogotá

Like what you've read? Subscribe to AQ for more.
Any opinions expressed in this piece do not necessarily reflect those of Americas Quarterly or its publishers.

Like what you're reading?

Sign up for Americas Quarterly's free weekly newsletter and stay up-to-date on politics, business and culture in the Americas.