Banner Ad
China-Latin America 2.0

¿Cuánto cuesta en renminbi?

Una pregunta que uno no escucha a menudo en América Latina - al menos hasta ahora.
JI ZHAO/CORBIS/GETTY

Este artículo está adaptado de la edición impresa de AQ sobre China y América Latina Read in English

Canjes de divisas, miles de millones en préstamos, el socio comercial número uno para la mayor parte de la región: la relación financiera entre China y América Latina desde la década de 2000 podría sugerir que ahora la moneda china, el renminbi, sería una palabra común.

No tan rápido.

Desde que comenzó el proceso de internacionalización a principios de la década de 2000, el crecimiento en el uso del renminbi en todo el mundo ha sido exponencial. La moneda pasó de casi no tener presencia fuera de la China continental, a ser la tercera moneda más utilizada a nivel mundial, superando al yen, dijo Martin Maciak, jefe de iniciación de negocios de Asia Cross Border para las Américas en HSBC. Pero mientras que la participación en el comercio mundial en renminbi ha alcanzado el 16 por ciento, en América Latina todavía se mantiene en alrededor del 1 por ciento, a pesar de la gran cantidad de comercio con China, según Stephen Kaplan, de la Universidad George Washington. "La relación entre China y América Latina todavía está mayormente relacionada con los productos básicos, cuyos precios están en dólares”, dijo Kaplan. Pero Maciak dice que hay un cambio claro entre las empresas. "Hace dos o tres años, nadie quería hablar de eso, pero ahora prácticamente todos los clientes en América Latina tienen una pregunta sobre cómo usar el renminbi", afirmó.

Un mercado financiero desarrollado era una importante pieza faltante para la expansión de China a los mercados globales. Pero para jugar en ese juego, un país necesita ofrecer recursos financieros líquidos y transparentes, y una moneda negociable. Tener el renminbi como moneda global también permite que las instituciones financieras chinas desempeñen un papel mucho más importante fuera de la China continental. Para América Latina, el uso del renminbi puede proporcionar un acceso más fácil al financiamiento de proyectos de infraestructura muy necesarios, y a su vez abrir las puertas a la segunda economía más grande del mundo y sus mercados de capital en crecimiento.

Los gobiernos latinoamericanos han tomado el renminbi, especialmente durante tiempos difíciles. Argentina fue el primero en la región en 2013 en firmar un acuerdo de canje de divisas con China (un canje es cuando dos bancos centrales acuerdan mantener la moneda del otro por un período; funciona como una especie de línea de crédito prepago). En ese momento, Argentina estaba virtualmente excluida de los mercados internacionales luego de un incumplimiento técnico de su deuda. "Vendieron el renminbi para compensar la disminución de las reservas de dólares en ese momento", dijo Kaplan. Ahora, este canje fue renovado y duplicado por el presidente Mauricio Macri, quien negoció el acuerdo con China al mismo tiempo que concretó el del Fondo Monetario Internacional (FMI) en 2018.

Otro paso importante fue la inclusión del renminbi en los Derechos Especiales de Giro del FMI junto al dólar, el euro, la libra esterlina y el yen a finales de 2015. Una pequeña fracción del renminbi se ha introducido en las reservas internacionales de México, Perú y Chile. El economista Otaviano Canuto acompañó el proceso de cerca mientras estuvo en el directorio del Fondo. Dijo que el movimiento para incluir la moneda en los Derechos Especiales de Giro no es suficiente para convertirla en una moneda de reserva. "También tiene que ser una moneda de reserva para el sector privado”. Martín Castellano, del Instituto de Finanzas Internacionales, consideró que las personas necesitan sentir que es una moneda segura. "Hasta que la gente no comience a ahorrar en renminbis, como lo hace en dólares, no podrá ponerse al mismo nivel".

Muchos tratos financieros ­–ya sean préstamos, inversiones directas o intercambios, son una especie de boomerang, ya que el dinero se devuelve a los proveedores chinos en su país, pero Kaplan dice que el financiamiento local se recuperará. "Han establecido bancos a nivel local, por ahora sólo están haciendo acuerdos comerciales y minoristas, pero están aprendiendo cómo operar a nivel local". Hasta el momento, Chile es el único país latinoamericano con acceso a cuotas para invertir en acciones y bonos chinos, pero Maciak dijo que China ahora está enfocada en atraer inversionistas a los activos financieros chinos.

"Cualquier compañía que quiera ser global necesita exposición a China, y los inversionistas también están empezando a presionar a los administradores de activos y fondos de pensiones para que tengan cierta exposición a China", dijo Maciak. "Eso terminará en renminbi".

Así que haga espacio debajo del colchón para más moneda roja. O mejor, haga espacio en su billetera digital.

ABOUT THE AUTHOR

Cecilia Tornaghi is the managing editor of Americas Quarterly. A Brazilian-American journalist, she has been covering Latin America for the last 20 years with a focus on policy, business and economics. 

Like what you've read? Subscribe to AQ for more.
Any opinions expressed in this piece do not necessarily reflect those of Americas Quarterly or its publishers.
Tags: China, Moneda, Renminbi


Like what you're reading?

Subscribe to Americas Quarterly's free Week in Review newsletter and stay up-to-date on politics, business and culture in the Americas.