Politics of Water

El esfuerzo para salvar el malbec argentino

El cambio climático está agravando la escasez de agua en la región productora de vinos, poniendo en riesgo una especialidad Argentina.
David Silverman/Getty

Este artículo fue adaptado de la edición impresa de AQ sobre la política del agua en América Latina | Read in English 

En las faldas de los Andes se encuentra el corazón de la producción de vino de Argentina. Pero durante la última década, Mendoza ha experimentado la sequía más larga y severa de la historia de la crisis del agua, poniendo a la industria en riesgo. Los expertos advierten que este puede ser el año más crítico hasta ahora. De acuerdo con el departamento regional de irrigación, los ríos Mendoza y Tunuyán, los más importantes en la provincia, recibieron solo el 10% del deshielo anticipado este año. Desde el 2009 hasta el 2017, los glaciares de la región perdieron en promedio 30 centímetros (12 pulgadas) por año.

“Lo que vemos ahora es lo que vamos a empezar a ver más a menudo,” dijo Juan Andrés Pina, Subdirector del Departamento General de Irrigación de Mendoza.

Mario Sonzogni, ingeniero agricultor de la productora de vino Chandon, dijo que la escasez de agua puede causar un decremento en cultivos, hacer que las plantas sean más propensas a las enfermedades, e inclusive afectar el sabor de las uvas. Con una población en incremento compitiendo por el recurso, la agricultura e industria de Mendoza usa el 93% del agua disponible, lo que alarma que el sector del vino no logre satisfacer necesidades si las tendencias recientes continúan. Un estudio del Banco Interamericano de Desarrollo estima que para el 2050, el 30% de la demanda no podrá ser satisfecha.

El gobierno y los productores están trabajando para implementar nuevas tecnologías para minimizar el desperdicio. De acuerdo a Sonzogni, alrededor del 75% de la superficie irrigada de Mendoza actualmente usa sistemas ineficientes. En octubre pasado, el gobierno presentó una ley de Plan de Sequía Provincial para coordinar expertos para combatir los efectos del cambio climático. Aún debe de ser debatido en la legislatura local.

“Necesitamos adaptarnos a esta condición de escasez de agua”, dijo Pina. “No tenemos opción: este es el nuevo normal”.

--

He es un reportero basado en Argentina

Like what you've read? Subscribe to AQ for more.
Any opinions expressed in this piece do not necessarily reflect those of Americas Quarterly or its publishers.



Like what you're reading?

Subscribe to Americas Quarterly's free Week in Review newsletter and stay up-to-date on politics, business and culture in the Americas.