aqlogo_white X
Politics, Business & Culture in the Americas
Countries   |   About    |   Subscribe   |   Newsletter |   Videos
aqlogo_white

Banner Ad
Banner Ad
AQ Feature

10 Personas Que (Algún Día) Reconstruirán Venezuela: El Político

Con solo 32 años, David Smolansky se ha convertido en un embajador de la democracia Venezolana.
Ariana Cubillos/AP

El Capitán de la Industria | El Músico | La Emprendedora 
La Educadora El Experto en Petróleo El Político El Economista
La Humanitaria | El Activista de Derechos | El Líder Extranjero


Este artículo fue adaptado de la edición impresa de AQ sobre Venezuela después de Maduro. | Read in English

Comencemos con algunas amargas verdades sobre la oposición de Venezuela: está profundamente dividida, es tremendamente inconsistente en sus creencias y tácticas, y en ocasiones delirante sobre quién podría reemplazar a Nicolás Maduro y cuándo. Algunas de las figuras más visibles de la oposición les traen a los venezolanos recuerdos de sus políticos más vilipendiados de los años ochenta y noventa: los corruptos y obsesionados consigo mismos, miembros de una élite cuyas acciones posiblemente condujeron al surgimiento del chavismo.

En Washington, todo esto conlleva un costo particular. Mientras la administración Trump participa activamente en la causa anti Maduro y ha impuesto nuevas sanciones contra la dictadura, algunos funcionarios estadounidenses expresan en privado su frustración con lo que uno de ellos considera como la "incapacidad total de la oposición para comprender la realidad". Algunos incluso dicen que las puertas de sus oficinas están cerradas hasta que la oposición se reúna en torno a un líder unificado, o al menos una estrategia unificada.

Esta es la situación en la que David Smolansky ingresó al país el año pasado y está trabajando para cambiar.

El ex alcalde de 32 años de El Hatillo, municipio de Caracas, fue obligado a exiliarse en agosto de 2017, después de que el régimen de Maduro lo removió de su puesto y ordenaron su arresto. Luego de una fuga dramática a través de Brasil, Smolansky ha convertido a Washington en su nuevo hogar y rápidamente se ha ganado la reputación de ser un líder joven, modesto y considerado, que está interesado en crear consenso, más que su propia marca.

“Tenemos que comenzar a prepararnos ahora para el día después de que Maduro se vaya, cuando sea que eso ocurra", dijo Smolansky a AQ en el cubículo donde ahora trabaja. "Eso requerirá una variedad de personas. Tienes que generar confianza. Tienes que construir una red”.

Trabajando con ese espíritu ha llenado una necesidad que no había sido satisfecha: hablar con otros miembros de la comunidad de exiliados, organizaciones multilaterales, embajadores de otros países de América Latina y miembros del Congreso de Estados Unidos. Smolansky, un orgulloso miembro del movimiento Voluntad Popular de Leopoldo López, dijo que se reúne con "cualquiera que esté a favor de un país con democracia y libertad", y que Washington brinda una oportunidad única para hacerlo, fuera del foco de los medios y de la sociedad, que en Caracas a menudo dificulta las conversaciones entre los diferentes campos.

"Mire, puede haber divergencias; estamos tratando de ser democráticos, incluso cuando Venezuela no lo es", dijo. Mientras que las personas se centran en la oposición dividida, continuó, las divisiones también han sido desenfrenadas dentro del chavismo, como lo demuestra el reciente arresto del ex jefe de inteligencia de Maduro, Miguel Rodríguez Torres, entre otros. En lugar de buscar la armonía perfecta, dijo que la oposición necesita centrarse en "principios básicos: que debemos centrarnos en la transición a la democracia. Y creo que la mayoría está de acuerdo con eso.”

Si Smolansky parece más conocedor que la gente de su edad acerca de la política del exilio, es porque él es la tercera generación consecutiva de su familia obligada a buscar refugio del totalitarismo. Los abuelos de Smolansky huyeron de la antigua Unión Soviética en 1927, mientras que su padre abandonó la Cuba de Fidel Castro en 1970.

Y como sus predecesores, su escape estuvo lleno de riesgos. El gobierno de Maduro ya había encarcelado a varios alcaldes de la oposición, incluido López, cuando llegó la orden de arresto contra Smolansky en agosto. Actuando rápidamente, se afeitó la barba y se hizo pasar por un emisario religioso que cruzaba el país en automóvil. Pasó por 35 puntos de control militares, y fue registrado en cuatro de ellos, usando identificación falsa para pasar. Después de más de un mes escondido, cruzó secretamente a Brasil, donde funcionarios amigos lo estaban esperando. Luego viajó a Brasilia para reunirse con el ministro de Asuntos Exteriores, Aloysio Nunes, quien pasó una década en Francia durante la dictadura de la época de la Guerra Fría en Brasil.

"Me aseguró que mi exilio sería más corto que el suyo", dijo Smolansky.

Para asegurarse de que sea cierto, Smolansky aboga por una línea dura que incluye el fortalecimiento de sanciones, la eliminación de embajadores en Caracas y nuevas restricciones a los movimientos de funcionarios venezolanos que tienen propiedades en otras partes de América Latina. Pero advierte contra el boicot estadounidense al petróleo venezolano, porque podría dejar a China y Rusia con mayor influencia en Caracas, y dice que la decisión de dejar de vender gasolina estadounidense a Venezuela podría ser más efectiva.

También apoya la expansión del Grupo de Lima, que actualmente abarca 14 países críticos del régimen de Maduro, incluidos Argentina, Chile, Colombia y México. "El mundo tiene que entender que Venezuela representa una amenaza no solo para sus propios ciudadanos, sino para millones de otros latinoamericanos" a causa del tráfico de drogas, el lavado de dinero y otros males, dijo Smolansky.

Dijo que la sociedad venezolana también debe movilizarse, pero reconoce que es un desafío. El país tiene una edad media de 27 años, lo que significa que la persona promedio tenía solo siete años cuando Hugo Chávez asumió el poder por primera vez, y no recuerda mucho más. La clave, dijo, es hablarles sobre la inflación, el hambre y la delincuencia (mientras fue alcalde, Smolansky logró una disminución de 80 por ciento en los secuestros), y otras mejoras concretas que podrían venir bajo un nuevo gobierno.

"Soy parte de una generación que no sabe lo que es vivir en una Venezuela libre", dijo Smolansky. "Lo bonito es que estamos luchando por algo que realmente no sabemos".

Con ese fin, continuará siendo un embajador no oficial de la democracia venezolana en Washington. Él es una cara familiar en el restaurante venezolano a la vuelta de la esquina de su oficina, y es saludado con sonrisas y abrazos por parte del personal y los clientes por igual. "La vida en el exilio tiene dos opciones", reflexionó. "Puedes deprimirte y nunca levantarte, o puedes continuar con tu vida y aprovechar una oportunidad de progreso para ti y tu país".

"No tengas piedad de nosotros", dijo. "Lo que necesitamos es solidaridad".

ABOUT THE AUTHOR
Brian Winter is editor-in-chief of Americas Quarterly magazine and the vice president for policy at Americas Society/Council of the Americas. A best-selling author and columnist, Brian is a leading expert on Latin America and a frequent speaker for international media and events.
Facebook   |   
Like what you've read? Subscribe to AQ for more.
Any opinions expressed in this piece do not necessarily reflect those of Americas Quarterly or its publishers.


Like what you're reading?

Subscribe to Americas Quarterly's free Week in Review newsletter and stay up-to-date on politics, business and culture in the Americas.