Anti-Corruption Watch

Como Una Periodista Inspiró un Movimiento Contra la Corrupción en Panamá

La nueva Asamblea Nacional asume su cargo con más diputados independientes que nunca. Es gracias, en parte, a Mary Triny Zea.
Cortesía Mary Triny Zea

Read in English

Postularse para diputado nunca estuvo en los planes de Gabriel Silva. El abogado de 30 años, quien empieza su mandato como miembro de la Asamblea Nacional de Panamá, entró en la política en un acto de desesperación.

“Ver a los mismo diputados corruptos que están desde que yo nací queriendo reelegirse … fue como que tengo que hacer algo y tengo que hacerlo ya,” Silva dijo.

Silva, quien se especializó en esfuerzos contra la corrupción, le prometió a los votantes en las elecciones de Mayo que usaría su experiencia para limpiar la política. Su táctica resultó: fue elegido como diputado y se unió a la primera bancada independiente en la historia de la Asamblea.

“En Panamá los partidos políticos están muy desprestigiados por todos los escándalos de corrupción y la falta de transparencia,” Silvia dijo. “Siempre son las mismas personas o sus familias las que toman las decisiones.”

La bancada de cinco personas también incluye a Juan Diego Vásquez, un estudiante de criminología de 22 años que recibió más votos que cualquier otro candidato a diputado en las elecciones de este verano. Silva espera que la llegada de los candidatos independientes cambie los intereses que han dominado por décadas la política de Panamá. Los votantes parecen estar de acuerdo: solo 15 de los 51 diputados que buscaban la reelección en mayo lograron mantener su puesto. Fue un suceso fuera de lo común, especialmente al compararlo con las últimas elecciones en el 2014, cuando casi 55% de la Asamblea de 71 miembros fue reelegido.

Este cambio ha sido impulsado por la sociedad civil y por medios de comunicación que expusieron los delitos de los diputados. #NoALaReelección, una campaña popular que emergió después de escándalos de corrupción en la Asamblea, tiene el crédito de haber cambiado la opinión pública en anticipación de las elecciones. Pero antes de eso, fue Mary Triny Zea, una reportera del periódico La Prensa, quien encabezó las investigaciones que revelaron esa corrupción.

En el 2016, La Prensa recibió una llamada anónima que llevó a Zea a descubrir el esquema que involucró a diputados de todos los principales partidos políticos. Su reportaje inicial puso en cuestión $14 millones en donaciones y $68 millones en planillas que los miembros de la Asamblea parecen haber usado para meter el dinero a sus bolsillos y a los de sus familiares.

"Ver como los políticos se burlan del pueblo con estas donaciones ficticias se genero la campaña no a la reelección de ningún diputado,” Zea dijo.

La investigación de seis meses de Zea, publicada en La Prensa en el 2017, ganó premios y reconocimiento internacional y abrió una caja de Pandora de la corrupción en otras partes del gobierno. Subsecuentemente Zea indagó en el fondo de subsidios para el deporte, que había incrementado de $500 mil en el 2013 a $14 millones en el 2015. Su investigación demostró que 90% de los pagos en cuestión fueron a federaciones para el deporte vinculadas con políticos. El caso, conocido como Caso Pandeportes, agregó leña al fuego de la campaña del #NoALaReelección.

“El trabajo de Zea es lo que articuló nuestra indignación, armó las piezas de un rompecabezas que nadie tenia totalmente claro,” dijo Iván Chanis, el coordinador de campaña de Silva y uno de los fundadores de #NoALaReelección.

A pesar de que las investigaciones de Zea no han resultado en la persecución de ninguno de los diputados, su reportaje y la subsecuente campaña de #NoALaReelección han tenido un impacto. No solo la mayoría de los involucrados en el escándalo buscando reelegirse no lo lograron, pero según Chanis, la campaña les dio la oportunidad a los candidatos independientes como Silva.

Además de los cinco candidatos sin afiliación a ningún partido político que llegaron a la Asamblea, por primera vez tres candidatos independientes recibieron suficientes votos preliminares para postularse en la campaña presidencial. Uno de ellos, Ricardo Lombana, ocupó el tercer lugar con 20% del voto.

“Ya que no hubo castigo penal hemos logrado un castigo electoral,” dijo Annette Planells, directora de Movin, una organización no gubernamental que promueve legislación contra la corrupción. “El éxito de #NoALaReelección les manda un mensaje a los diputados de que vamos a estar alerta y que si no cumplen con lo que prometieron se los vamos a cobrar en las urnas de la próxima vuelta.”

Silva y sus compañeros independientes están trabajando por individual también, pero su primera propuesta en conjunto será una reforma a las reglas internas de la Asamblea para resolver problemas como la falta de transparencia en las planillas.

“Nuestra postura es empezar por limpiar la casa … por poner las reglas bien dentro de la Asamblea,” Silva dijo.

Para Zea, el éxito mas importante de #NoALaReelección fue ayudar a los votantes panameños a tomar decisiones informadas en su democracia.

“Yo no puedo juzgar a nadie como periodista, pero si al destapar un escándalo de corrupción uno le da las herramientas a la ciudadanía para que exijan cuentas a las autoridades,” Zea dijo.

---

Uriegas es asistente editorial para AQ.

Like what you've read? Subscribe to AQ for more.
Any opinions expressed in this piece do not necessarily reflect those of Americas Quarterly or its publishers.
Tags: Panama, Corrupcion


Like what you're reading?

Subscribe to Americas Quarterly's free Week in Review newsletter and stay up-to-date on politics, business and culture in the Americas.