Banner Ad
China-Latin America 2.0

Bolsonaro tenía a China en la mira. Pero la realidad lo desafió.

Jair Bolsonaro habló en un tono severo sobre China durante su campaña. Pero esto ha cambiado después de que asumió la presidencia. Los profundos lazos económicos son la explicación.
SERGIO LIMA/AFP/GETTY

Este artículo está adaptado de la edición impresa de AQ sobre China y América Latina | Read in English | Ler em português

BRASILIA — Al comienzo de su campaña presidencial, Jair Bolsonaro tomó la palabra en el Congreso para denunciar airadamente lo que calificó como un "crimen contra la nación".

Advirtió que China estaba adquiriendo demasiado control sobre el niobio de Brasil, un mineral oscuro pero valioso que se puede agregar al acero para hacerlo más liviano y resistente. Brasil tiene más del 85 por ciento de las reservas mundiales, y Bolsonaro dijo que si se aprovecha adecuadamente podría convertir a Brasil en "una de las naciones más prósperas del mundo... No podemos permitir que China venga aquí y compre tierras, compre niobio, ¡como si fuera un mineral más! ¡No!”, exclamó de pie, frente a una bandera brasileña. "¡Eso es como dar a los chinos miles de millones de dólares!"

Pero ahora, como presidente, Bolsonaro está descubriendo lo difícil que es separar el niobio y otros productos básicos del fuerte abrazo de China. La compañía que representa la mayor parte de la producción de niobio de Brasil, Companhia Brasileira de Metalurgia and Mineração (CBMM), depende de las exportaciones a las compañías internacionales de acero. "China representa más de la mitad de la producción mundial de acero y no podríamos estar fuera de este mercado principal", dijo a AQ Eduardo Ribeiro, director ejecutivo de la compañía. Aunque la familia brasileña Moreira Salles posee una participación mayoritaria en CBMM, cinco empresas siderúrgicas chinas (Bao Steel, CITIC, Anshan Iron & Steel, Shougang y Taiyuan Iron & Steel) adquirieron una participación del 15 por ciento en 2011. Bolsonaro también criticó con vehemencia ese acuerdo, pero en la práctica ha beneficiado a todas las partes, ayudando a los chinos a garantizar futuros suministros y permitiendo a CBMM formar futuras aplicaciones de aleaciones de acero a base de niobio en sectores como construcción, automóviles y petróleo y gas. Ribeiro describió el acuerdo, que permitió a los grupos siderúrgicos japoneses y coreanos comprar otro 15 por ciento de las acciones de CBMM, como "estratégico".

Las conexiones han dado sus frutos de otras maneras. En parte debido a un cambio en las regulaciones chinas que obligan a los constructores a usar vigas de acero más fuertes, las ventas de lingotes de ferro-niobio, uno de los productos más conocidos de CBMM, aumentaron en un 26 por ciento en 2018. La mina de CBMM y las instalaciones de fundición en la antigua ciudad balneario de Araxá estuvieron más ocupadas que nunca, con 2.000 trabajadores de la compañía operando a toda capacidad. Ribeiro ve espacio para una mayor expansión y delineó planes para invertir 450 millones de reales (aproximadamente $120 millones de dólares) tanto en 2019 como en 2020, frente a los 300 millones de reales en 2018.

Una operación de fundir niobio en CBMM.

La historia del niobio resume un dilema mucho más amplio para el nuevo gobierno de Brasil. Como candidato, Bolsonaro, considerado un Trump del trópico, dejó en claro que quería realinear la política exterior, establecer vínculos más estrechos con Estados Unidos y alejar a Brasil de sus crecientes vínculos con China y otras potencias emergentes. La retórica anti-China encajaba perfectamente con los temas estrictamente anti-izquierdistas de la campaña. Olavo de Carvalho, un filósofo brasileño que vive en Estados Unidos y es el gurú intelectual de la familia Bolsonaro, sugirió que unirse a China formaba parte de una tendencia más amplia de "marxismo cultural" y que 14 años de gobierno del Partido de los Trabajadores habían alejado al país de los valores conservadores valiosos para su población tanto en la política nacional como en la política exterior.

En febrero de 2018, Bolsonaro se convirtió en el primer candidato presidencial en visitar Taiwán desde que Brasil reconoció a la República Popular de China a principios de los años setenta. Durante la campaña, Bolsonaro retrató a China como una potencia económica depredadora, y dijo que Pekín no sólo está "comprando en Brasil, sino que está comprando a Brasil".

Los diplomáticos chinos y otros funcionarios comenzaron a preocuparse. "Hubo algunas declaraciones fuertes y esto causó mucha preocupación en China", dijo Reinaldo Ma, un abogado brasileño de Tozzini Freire, con sede en São Paulo, cuyos clientes incluyen algunos de los mayores inversionistas de China en el país.

Ahora es el momento de la verdad: ¿Bolsonaro realmente se alejará de Pekín? ¿O es la relación ya demasiado profunda y haría que una confrontación sea demasiado dolorosa? Otros líderes latinoamericanos que han tratado de redefinir las relaciones de sus países con China, como el presidente de Argentina, Mauricio Macri, y el de Ecuador, Lenín Moreno, han visto lo difícil que es en la práctica. Pero ningún otro país tiene el tamaño y por lo tanto, el poder de negociación, de Brasil. Es por eso que las acciones de Bolsonaro están siendo observadas de cerca en toda la región: si Brasil no puede cambiar la dinámica con China, tal vez nadie pueda hacerlo.

Pero también es cierto que Brasil sigue siendo inmensamente frágil a raíz de la recesión que sufrió en 2015 y 2016, con un desempleo superior al 11 por ciento. ¿Puede el gobierno permitirse apartar a este gran inversor y socio comercial? La relación ya sufrió: la inversión china directa en Brasil cayó de $11.3 de dólares mil millones en 2017 a sólo $2.8 mil millones de dólares en 2018, una caída que algunos analistas atribuyeron a la incertidumbre sobre los comentarios del presidente durante la campaña. Preocupados por la dinámica, varios poderosos grupos de presión, entre ellos la agroindustria y los militares, han presionado a Bolsonaro para que modere su retórica ahora que está en el cargo.

A finales de marzo había señales de que prevalecería esta facción más moderada. Bolsonaro sorprendió a muchos brasileños, incluidos algunos de sus principales asesores, cuando, junto al embajador de China, anunció un viaje a Pekín a finales de este año. Pero algunas personas cercanas al presidente dijeron a AQ que todavía había planes específicos para separar a las dos naciones. "Es mejor hablar en voz baja y sacarlos de los programas de infraestructura y las privatizaciones clave", dijo uno. La batalla por Brasil apenas comienza.

Soya, energía y contando

La presión para adoptar una postura más pragmática vino de algunos de los más firmes partidarios más firmes de Bolsonaro. Pedro Cervi, un agrónomo de 55 años de Curitiba, en el sur de Brasil, posee, desde principios de la década de 1990, 28,000 hectáreas de tierra en una floreciente región del noreste de Brasil conocida como Matopiba. Cervi, que cultiva maíz, algodón y sobre todo soja, exporta el 80 por ciento de su cosecha a China, con productos transportados por remolques desde su granja hasta el puerto de São Luis en el estado de Maranhão. "China es realmente importante para Brasil, especialmente en estas nuevas fronteras", dijo a AQ.

Campesinos que cultivan soja, como Pedro Cervi, apoyaron firmemente la elección de Bolsonaro.

Como muchos otros grandes agricultores, Cervi votó por Bolsonaro en la elección del año pasado, pero espera que no haga nada que dañe su negocio. "Sería irracional dañar a nuestro mayor socio comercial. Bolsonaro fue mi opción, pero su pensamiento sobre (China) fue un poco apresurado. No estaba bien informado".

FUENTECONAB

Mientras tanto, los inversionistas chinos han allanado el camino para aliviar la tensión y aprendido de la reacción que tuvieron sus inversiones anteriores en América Latina y África. Las empresas chinas que operan aquí ya no tratan de traer trabajadores desde su país. Los negocios adquiridos por China en los últimos años generalmente conservan la administración, el personal y las marcas brasileñas. Muy a menudo, la única señal de que una empresa brasileña está controlada por China es la videoconferencia regular con el personal chino. En los últimos años, los inversionistas chinos prefieren cada vez más dirigir los recursos a los negocios de las zonas industriales a través de fusiones o adquisiciones en lugar de invertir en nuevas empresas. La exitosa compra por parte de State Grid de una participación de control en la Companhia Paulista Força e Luz (CPFL), una compañía de generación y distribución de energía, por $4,1 mil millones de dólares en 2016, fue uno de los más grandes de estos acuerdos. Hay que buscar mucho para encontrar una señal visible de State Grid en el edificio de vidrio y concreto de CPFL, ubicado en el centro de Río de Janeiro.

El foco de interés de inversión de China es amplio. Los nuevos gigantes de la tecnología, como Tencent, una empresa de micropagos y juegos, y Didi Chuxing, un competidor del gigante del transporte Uber, son cada vez más prominentes. Pero el sector de energía se ha vuelto particularmente significativo. El año pasado, la Corporación Nacional de Petróleo de China, una de las cuatro gigantescas compañías petroleras estatales de China, compró una participación del 20 por ciento en la refinería Comperj en el estado de Río de Janeiro, lo que permitió que los trabajos en la instalación se reanudaran tres años después de que se interrumpieran debido al escándalo de Lava Jato. En muchos casos, las compañías chinas han estado dispuestas a aceptar rendimientos mucho más bajos que otros jugadores extranjeros, manteniendo una visión estratégica a largo plazo de sus inversiones. Rubens Sawaya, profesor de economía en la Universidad Católica de São Paulo, citó un caso reciente en el que el gigante de la construcción chino Sany financió a sus clientes con tasas de interés "casi negativas".

China pagó hasta un 30 por ciento más por CPFL, la compañía de energía, según Adrian Landgrebe, un administrador de fondos basado en Londres que se especializa en acciones latinoamericanas. En 2015, State Grid superó la competencia internacional para ganar un contrato de $2.2 mil millones de dólares para construir una línea de transmisión de 1,550 millas (2,500 kilómetros) desde la presa de Belo Monte en el Amazonas hasta Río de Janeiro. ¿Por qué esta generosidad? China ve sus inversiones en electricidad como parte de un plan global más amplio, conocido como la Interconexión Global de Electricidad, que apunta a desarrollar una red eléctrica global. De carácter similar a la Iniciativa la Franja y la Ruta (BRI, por sus siglas en inglés), goza del respaldo del gobierno chino y acompaña el cambio del presidente Xi Jinping a una política exterior china más asertiva. Bruno Maçães, un autor y ex diplomático portugués, dijo en un libro reciente que "tiene como objetivo moldear el entorno externo a China en lugar de simplemente adaptarse a él".

FUENTEMinisterio da Economia - Industria, Comercio Exterior e Servicios

Está claro que muchas decisiones de inversión chinas están dictadas por las necesidades de la economía china y los propios planes de desarrollo a largo plazo del país, así como las compañías multinacionales occidentales finalmente operan en nombre de sus propios accionistas. Sin embargo, los compromisos de China pueden ser particularmente volátiles e impredecibles. Después de subcotizar a los rivales locales e internacionales para ganar participación en el mercado, las compañías chinas de equipos de construcción como Sany anunciaron planes para construir plantas en Brasil. Pero a la primera señal de una recesión, estos fueron rápidamente desechados, lo que se agregó a la inestabilidad en el sector. "No tengo ninguna duda de que todo esto fue planeado", dijo el profesor Sawaya.

Quizás la mayor preocupación es que las inversiones y los vínculos económicos chinos harán que las compañías y los políticos actúen de manera contraria al interés nacional de Brasil. El nivel de influencia política directa sobre las compañías chinas varía, pero parece ser más fuerte en grandes empresas de servicios públicos como State Grid y Huawei, el gigante de las telecomunicaciones. En ambas compañías, los comités de alto nivel, conocidos como frentes de trabajadores, ayudan a garantizar que las decisiones sigan las pautas establecidas por el gobierno chino. Eso asegura, en palabras de Andrew Davenport, analista de riesgos de RWR Advisory, con sede en Washington, que "todos los remeros están remando en la misma dirección". En algunas ocasiones, inversionistas de CPFL se vieron sorprendidos cuando dos personas, una de Brasil y otra de China, fueron nombrados para ocupar altos cargos en la compañía después de su adquisición. "La gente solía bromear sobre que todo el mundo tiene una sombra", dijo un administrador de fondos que negoció con estas acciones.

FUENTE: Atlantic Council, OECD

Política de inversiones abierta

En verdad, los gobiernos brasileños recientes estaban bastante descontentos con este tipo de peligros. Mientras que el presidente Luiz Inácio Lula da Silva (2003-2010) se movió para bloquear grandes adquisiciones de tierras por parte de chinos y otros inversionistas extranjeros, los arquitectos de la política exterior del Partido de los Trabajadores vieron a China como un aliado valioso en sus esfuerzos por promover una alianza entre los países pobres del sur. El grupo de los BRICS, que incluyó a Brasil, China, India, Rusia y Sudáfrica, fue acogido con entusiasmo. "Siempre fue muy amistoso. Estaba bastante claro que había una asociación entre ambos gobiernos", dijo un ex funcionario que asistió a varias cumbres de alto nivel entre líderes brasileños y chinos. Mientras que países como Australia y Alemania han bloqueado recientemente las adquisiciones chinas en energía y otros sectores, Brasil ha sido la mayor economía occidental que ha mantenido una política de inversión abierta hacia China, según un informe reciente de Cebri, un centro de estudios en asuntos exteriores con sede en Río de Janeiro.FUENTE: Ministerio da Economia - Industria, Comercio Exterior e Servicios

Dentro del nuevo gobierno, el ministro de Relaciones Exteriores, Ernesto Araújo, ha sido quizás la voz más estridente contra China. Araújo, un oficial de carrera del servicio exterior que trabajó durante varios años en Washington, dijo que se opone al acuerdo climático de París porque ese "dogma" favorece a China. "Queremos vender soja y mineral de hierro, pero no vamos a vender nuestra alma", dijo a una audiencia de diplomáticos en marzo. Eduardo Bolsonaro, un miembro del Congreso y el más influyente de los tres hijos del presidente en asuntos de política exterior, ha tomado una línea aún más dura, diciendo que Brasil se acercó a China por "razones ideológicas", como lo hizo un anterior presidente brasileño con Adolf Hitler en los años treinta. Tanto Araújo como el joven Bolsonaro se han reunido en varias ocasiones con Steve Bannon, el ex asesor del presidente Donald Trump, quien ha dicho: "Estamos en guerra con China" y ha reclutado activamente a otros países para unirse a la lucha.

La llamada ala antiglobalización del gobierno de Brasil ya ha trazado una agenda específica. Una fuente dijo a AQ que Bolsonaro planea estrechar lazos con Corea del Sur y Japón como socios alternativos. Su gobierno también firmará acuerdos con Washington para las exportaciones de productos básicos y la inversión en infraestructura que podría proporcionar una alternativa regional clara a la Iniciativa la Franja y la Ruta, dijo la fuente, y agregó: "Eso crearía un gran bastón para vencer a los chinos". Ese trabajo ya comenzó: en una cumbre de la Organización Mundial de Comercio, en enero, Araújo criticó los subsidios otorgados por China a las empresas estatales y apoyó una iniciativa trilateral de la Unión Europea, Japón y los Estados Unidos para reprimir la "competencia desleal" de China.

Sin embargo, hubo señales de que un sector diferente está ganando influencia en el gobierno de Bolsonaro: los militares. Dirigida por el vicepresidente Hamilton Mourão y el aún más influyente Augusto Heleno, ambos generales condecorados en retiro, esta facción se ve a sí misma como los guardianes apolíticos del interés a largo plazo de Brasil, y por lo tanto favorece un enfoque más pragmático de China y las relaciones exteriores en general. "China tiene una gran necesidad de productos básicos que Brasil produce y de inversiones para controlar algunas fases de la logística, entonces tenemos que aprovechar lo mejor de esto", dijo Mourão. En febrero, Bolsonaro nombró a Mourão para encabezar un comité que supervise las relaciones con China.

FUENTE: Ministerio da Economia - Industria, Comercio Exterior e Servicios

Una medida del reciente éxito de los militares: un estallido de ira por parte de los partidarios más conservadores de Bolsonaro. Carvalho, el filósofo conocido por sus a menudo vulgares diatribas en las redes sociales, tuiteó en marzo que "los militares quieren restaurar (la dictadura) bajo una apariencia democrática. Gobiernan y usan a Bolsonaro como condón”. Algunos también expresaron su decepción por el hecho de que Bolsonaro dejó pasar una clara oportunidad de hablar con severidad durante un viaje a Washington en marzo. Cuando los reporteros le preguntaron sobre China, mientras estaba parado junto a Trump, Bolsonaro simplemente dijo: “Brasil seguirá haciendo negocios con la mayor cantidad de países posible. Los negocios ya no se guiarán por la ideología, como solía ser".

De hecho, la mayoría de las señales apuntaban a un cambio de leve a moderado en la relación, en lugar de una gran realineación. China puede quedar fuera de algunos negocios sensibles de infraestructura y tecnología. Pero eso simplemente pondría a Brasil en línea con muchos otros países occidentales en este momento, en lugar de convertirlo en un líder en un nuevo eje anti-China.

En realidad, la mayoría de los intereses comerciales esperan que algo así como el status quo se imponga. Ligia Dutra Silva, jefa de relaciones internacionales de la Confederación Nacional de Agricultura de Brasil, dijo a AQ que no esperaba una interrupción importante del comercio y que en cambio estaba centrada en cómo expandir las ventas. "No queremos separarnos ni distanciarnos de China. Hemos presentado nuestras demandas al gobierno", dijo, "y hemos recibido una respuesta positiva".

Reporte adicional de Brian Winter

ABOUT THE AUTHOR
Richard Lapper is a freelance writer and consultant who specializes in Latin America. He is an associate fellow at the Royal Institute of International Affairs in London and a member of the editorial board of Americas Quarterly. He held a number of senior positions at the Financial Times of London between 1990 and 2015 and was the newspaper’s Latin America editor between 1998 and 2008.
Like what you've read? Subscribe to AQ for more.
Any opinions expressed in this piece do not necessarily reflect those of Americas Quarterly or its publishers.
Tags: China, Brasil, materias primas


Like what you're reading?

Subscribe to Americas Quarterly's free Week in Review newsletter and stay up-to-date on politics, business and culture in the Americas.