Alvaro Uribe
An imperfect peace process edges forward, despite road blocks.
Colombia’s president has revived a polarizing debate over peace with the FARC.
Colombia’s former president on his objections to a deal, and his “vendetta” with his successor

Former Colombian President Álvaro Uribe responded yesterday to the Colombian Supreme Court’s April 30 sentencing of two high-ranking members of his administration who organized a spy ring targeting Uribe’s political opponents and critics.

La reelección de Santos no garantiza la paz, pero sí el compromiso de intentarlo y de hacer el esfuerzo por lo menos de firmarla.

The first round of presidential elections in Colombia, held on May 25, did not surprise anyone.

Una elección entre la ultraderecha y la centroderecha, entre la guerra y la paz, entre los amigos y enemigos del ex presidente y flamante senador Álvaro Uribe, quien es sin duda no solo el gran elector de la jornada sino el gran protagonista de la política colombiana de los últimos 12 años.

When peace is the stump speech.

Las elecciones del domingo pasado no sólo generaron un nuevo equilibrio de fuerzas en el Congreso sino que también reflejaron varias tendencias políticas.

Finalmente las sospechas se cumplieron: el expresidente Álvaro Uribe llegó al Senado de la República de Colombia convirtiéndose en el mayor elector de la jornada, y logró que 19 candidatos de su nuevo movimiento, Centro Democrático, ocuparan sillas en el congreso. Aunque los más optimistas dentro de sus filas pronosticaban hasta 35 sillas, lo cierto es que el Centro Democrático solo fue superado por el Partido de la U--que logró 21 sillas--un movimiento paradójicamente creado a su imagen y semejanza 8 años atrás, cuando sus integrantes apoyaban a quien hoy es su principal enemigo: el presidente Juan Manuel Santos.

Pages



Like what you're reading?

Subscribe to Americas Quarterly's free Week in Review newsletter and stay up-to-date on politics, business and culture in the Americas.